ARTICULO DE PEDRO RODRIGUEZ CORTES SOBRE LA CARRETERA A PIEDRAFITA

CARRETERA A PIEDRAFITA, UN PROYECTO FRUSTRADO HACE 80 AÑOS
PEDRO RODGÍGUEZ CORTÉS.

El pasado 19 de agosto, en información publicada por LNE, se alude al inicio de las obras en la vertiente leonesa de Piedrafita, en el tramo entre Robles de la Valcueva y el alto leonés, y la posibilidad de enlace con Casomera. Los vecinos de este valle habrán recibido con escepticismo la noticia después del frustrado proyecto de hace casi 80 años.

Indudablemente, el valle de Casomera no ha tenido suerte el pasado siglo al malograrse dos grandes planes de comunicaciones: el ferrocarril Ujo-Matallana, que atravesaría el concejo y que discurriría en buena parte por el valle de Casomera y que, al margen de obstáculos presupuestarios, se toparía con la oposición de Hullera Española, contraria a ceder el paso por sus terrenos en Santa Cruz y Caborana, y la carretera Casomera-Piedrafita. El presenta siglo no empieza tampoco con buen pie para los vecinos con el plan, rechazado en otras zonas, el tendido eléctrico Lada-Velilla que cruzaría el valle casomerano…

En relación a la carretera Casomera-Piedrafita se habían dado los primeros pasos a finales de los años 20 del pasado siglo. El 12 de agosto de 1930 se reunían en Cármenes los alcaldes de los municipios afectados de ambas provincia a fin de aunar los intereses recíprocos e impulsar en varios frentes políticos la bonanza de la idea de la carretera. Para ellos se constituyó una junta Pro Construcción de la Carretera, los gastos que se originasen en la actuación de esta junta serían asumidos por los propios municipios. El ayuntamiento de Aller esgrimía, como argumentos más
sólidos del plan, recorte del kilometraje y un desnivel máximo del siete por ciento en relación con Pajares, soslayando los problemas que el puerto lenense originaba con excesiva frecuencia por la nieve, argayos, etc, amén de otras valoraciones de tipo industrial y turístico.

El 16 de agosto de 1931, el alcalde de Aller informaba de otra reunión celebrada en Cármenes con idénticos interlocutores para acelerar el proyecto. Se elevó un escrito al Ministerio de Fomento, resaltando la importancia y los beneficios de todo orden que implicaba el mismo. Se interesó asimismo la colaboración del diputado y destacado político leonés Félix Gordón Ordás -veterinario de profesión, que en tiempos de la República se le llamaba el “Marañón de la veterinaria”-, a fin de convocar reuniones con el resto de diputados de León y Asturias y poner en marcha un frente común en pro de las obras. Una serie de adversidades frustrarían el propósito: las casi influencias con las obras del puerto de San Isidro, inauguradas el 21-X-1929, las relativas al ferrocarril de Figaredo-Collanzo, el cambio de sistema político en 1931 y los sucesos de 1934 darían al traste con aquél plan que habían generado tantas ilusiones.
Aunque nos referimos a un proyecto de carretera de Collanzo a Piedrafita, ello ni impidió que las autoridades municipales planificasen el tramo de Collanzo-Casomera, obra urgente para la comunicación de ambos núcleos por el que había luchado denodadamente el alcalde Hevia, gran luchador por los intereses alleranos. El camino de comunicación entre los pueblos citados se había reparado varias veces, siempre en precario por la escasa dotación económica que a ello se destinaba. El 16 de septiembre de 1903, el Ayuntamiento aprobaba la enésima partida para su arreglo hasta La Paraya, quedando Río Aller una vez más marginado de proyectos municipales. El 15 de enero de 1928, el alcalde Hevia y el concejal Gaspar Lobo, en compañía de dos ingenieros, visitan la zona y redactan el proyecto de carretera. En abril del mismo año se trasladaría a Madrid el señor Hevia a fin de acelerar las gestiones. En un tiempo anormalmente breve se publicaría la subasta el 2/08/1929 por un importe de 360,000 pesetas. Téngase en cuenta que entre finales del XIX y primeras décadas del XX los planes de algunas carreteras acumulaban retrasos que se cifraban en generaciones…

Pedro Rodríguez Cortés es investigador de temática asturiana.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *