La Corrada de Riomiera

Autor: Luis Ordóñez Fdez.

La corrada de Riomiera se encuentra situada a la salida de Collanzo en la proximidades de la carretera en dirección al Puerto San Isidro.

La explotación constituye un elemento clarificador en el conocimiento de la organización social del espacio en otras etapas históricas de nuestro concejo.

La base de este estudio la constituyen unas escrituras de propiedad cedidas amablemente por un particular y otra documentación que se citará.

REFERENCIAS HISTÓRICAS

En un trabajo sobre la Iglesia de San Juan Bautista de Santibáñez de Riomiera, a través del estudio toponímico y de la tradición oral, planteaba la posibilidad de que dicha iglesia pudo estar enclavada originariamente en esta explotación comunal. Habría que acudir a la arqueología prospectiva para confirmar dicha hipótesis.

Apoyándose en la arqueología, los estudios toponímicos, la información oral y un minucioso rastreo de la documentación, podríamos llegar a un conocimiento más profundo de la historia y orígenes de esta explotación, pero esta propuesta excede los límites de una colaboración periodística, por lo que nos referiremos estrictamente a sus características organizativas.

RÉGIMEN DE EXPLOTACIÓN

Los propietarios de la Corrada de Riomiera están sometidos al siguiente régimen:

  • Defender y conservar los derechos y servidumbres en función de su proporción en la propiedad.
  • Obligación de participar “con presteza y puntualidad” en toda clase de trabajos de conservación, limpieza, riego, recolección de la hierba, etc.
  • Los trabajos que requiera la finca para su perfecta conservación se realizarán en fechas fijas.
  • Limpieza, cierre y apertura de empresas, los días 25 de abril y 20 de noviembre de cada año.
  • La Sierra comienza cada 24 de julio a las 6.30 de la madrugada. Estas fechas se puede modificar si coinciden con día festivo o las condiciones metereológicas lo impiden.
  • El ganado podrá pasar en la cinta desde el 10 de abril hasta el 25, y desde uno de noviembre hasta el 20 del mismo mes. El ganado con derecho a pasto será el que tenga dos palas (reses jóvenes). Dos reses de un año cada una con derecho a una vacada (1344 m2 o 12000 m2);  tres reses que no alcancen el año cada una tendrán derecho a una vacada.
  • Se prevé la entrada en la cinta de ganado caballar, mular, asnal y lanar.
  • Para realizar la recolección de la hierba, se exige la presencia de una persona por cada dos vacadas y dos por cada lote de cuatro vacadas.
  • La explotación queda exenta de servidumbre para otras propiedades.
  • Queda prohibido el paso de efectos que no tengan uso exclusivo para la Corrada.
  • Para atender el riesgo cada año, se establece un turno rotativo (un año para las de dos vacadas y dos parados de cuatro vacadas).
  • Se nombra a una persona para hacer cumplir todas las normas.
  • Se establece un código sancionador en el que se explicitan las multas y su cuantía para los que transgredan las normas:
    • Por faltar el 20 de noviembre u otro día para realizar los trabajos en la finca, el castigo es el de la pérdida de pación de primavera del año siguiente.
    • Por no asistir a las labores de siega y recogida de la hierba, la pérdida del fruto correspondiente.
    • Por no atender con el riego en el año que le corresponde, multa de 1000 pesetas. El importe de la sanción redundará en beneficio de la persona que haya tenido que suplir a la anterior.
    • Se acuerda en caso de litigios, nombrar a un apoderado para la representación de todos.
    • Cada cinco años, si procede, establece la posibilidad de revisar el contrato para añadir o anular lo que consideran oportuno los copropietarios.

PROCEDIMIENTOS DE PARTICIPACIÓN DE LA HIERBA DE LA CORRADA

La hierba se parte seca y amontonada.

  • Hay una parcela amojonada. Se procurará que los montones sean divisibles por cuatro. Se harán cuatro partes iguales (por el sistema de poner cuatro clases de ramos de distintos árboles alternados rigurosamente).
  • A continuación se procede a contar el resto de los montones procurando que sean divisibles por tres. Acto seguido se procederá a hacer tres partes con esos montones con la misma clases de ramos que se empleó para partir las vacadas; cada una estas partes corresponderá a ocho vacadas.
  • Los propietarios deberán agruparse en tres grupos, de modo que entre los integrantes de cada uno procedan a sustituir los ramos que les hayan caído en suerte por otros elegidos por ellos mismos, procurando seguido un orden riguroso en la colocación de los ramos y evitar confusiones con el fin de salir con el número exacto de ramos que les corresponda.

Como vimos anteriormente la Corrada de Riomiera constituye un ejemplo tipo de la organización de la propiedad de nuestro pasado, por lo que es preciso un estudio más amplio y detallado en el que se haga acopio de todo tipo de fuentes útiles y se compare con otras explotaciones de similares características.

Las tendencias actuales de la historiografía van encaminadas a fomentar los estudios microespaciales, pues constituyen un primer nivel de análisis sobre el que se construirán estudios más amplios que nos permitan conocer mejor ese pasado.

Junio 2004

 Luis Ordóñez Fernández

Esta entrada fue publicada en Lugares famosos, Religiosos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *